Perder es Ganar

Cuando el Objetivo es Perder

Muchas más veces de las que creemos nos encontramos con situaciones en las que el objetivo es perder. Perder para que un micro mundo subsista. En el fútbol, en empresas, pero sobre todo en la política es donde conocemos más perdedores permanentes. 

Cuando tu equipo gana, posiblemente lo hará sin ti. “Prefiero perder y seguir jugando”, que si pasamos de división “vendrán otros a sustituirnos”. ¿Te suena de algo?

El Abogado Contable Hace años trabajé para una empresa que decía quería internacionalizarse. La resistencia del dpto.  Legal y Contable fue total. Si la empresa tenía éxito en el exterior habría que contabilizar en moneda extranjera, hacer contratos en otros idiomas, cambiar el horario de trabajo, responsabilidades, etc, cosas que quizás no sabrían hacer. Pero la mayor resistencia al cambio estaba en la nueva estructura de poder. No iban a permitir que un joven departamento de internacional facturase más del 50% de los ingresos totales y tomase una posición hegemónica en la dirección. El objetivo era perder la apuesta internacional y mantener el status quo de una empresa en pérdidas en la que las Áreas Legal y Contable siguiesen mandando. La empresa no conquistó los mercados internacionales hasta que no sustituyeron a estos dos responsables.

¿Conocemos a algún partido político que siempre pierda? ¿Presentan siempre al mismo perfil de candidatos y candidatas? Si tu respuesta a la primera pregunta es positiva la segunda también lo será. 

Oposición Trabajar en la oposición es super fácil. Un máximo de dos veces al año tienes que decir “me opongo a los presupuestos” y no cuestionar la vida orgánica de tu partido. Distinto es quien desde la oposición ayuda al gobierno local a mejorar la Ciudad, construir un proyecto atractivo para las siguientes elecciones y trabajar para ganar. En este caso, el candidato o candidata se enfrentará a su Dpto. Legal y Contable. Trabajar para ganar significa modificar los hábitos del partido y, si finalmente obtienes buenos resultados, quizás la posibilidad de liderar el partido. El área Legal-Contable (el aparato) jugará a perder, desautorizará a sus candidatos, no les dejará pactar leyes, tener un buen programa, o simplemente se asegurarán de presentar una lista perdedora a las elecciones. En esta situación los candidatos tan sólo tendrán que pelear su designación interna para asegurar un puesto de los de “me opongo a los presupuestos”. Un gobierno local astuto, que no inteligente, se asegurará que los concejales de la oposición tengan una remuneración equivalente a los de gobierno. Al más puro estilo de la serie Curro Jiménez, los franceses (el Gobierno Local) adocenan a los bandoleros (oposición) regalándoles una bolsa de obsequios (asesores para ayudar en la labor opositora, puestos de responsabilidad para supervisar empresas municipales, etc) con los que el Dpto. Legal y Contable se vea recompensado.

Los genios Un Gobierno Local con una oposición con ganas de perder no tiene que pelear para ganar. No tiene que presentar a los mejores, no tiene que mejorar sustancialmente la Ciudad, no tiene que hacer muchas cosas. Su principal objetivo es tener un rival peor. Para este objetivo muchos poderes están dispuestos a prestar ayuda.

En Andalucía, el PP, ¿cuantas veces ha perdido la elecciones? ¿Y el PSOE en la comunidad de Madrid? ¿Conoces a algún miembro de la oposición de una diputación que lleve más de 20 años diciendo “me opongo a los presupuestos”? Yo sí, y además son buenas personas y muy queridos...son unos genios.

Perder es ganar, muchas más veces de las que pensamos, sobre todo en política.  

La aparición de los “emergentes” (países, nuevas tecnologías y empresas, nuevos entornos de financiación, start ups y ahora nuevos partidos o candidatos) vienen a romper este equilibrio. ¿Pero su objetivo es ganar o perder? Quizás los ciudadanos y consumidores tengamos en nuestras manos decidir qué estilo de liderazgo queremos para nuestras Ciudades, Gobiernos, Empresas y otros productos de consumo. Quizás ahora no dependa sólo de los antiguos o nuevos abogados y contables.  

¿Y a ti?

¿Te gusta a ganar o perder?

Compartir: